fbpx

Comer en Palermo: 10 cosas imprescindibles en Palermo

Bien, digámoslo: podríamos también llamar esta lista “los 10 mejores platos de Palermo”.

Eso porque al final, durante tus vacaciones en Palermo, comer es una de las mejores cosas que puedas hacer en esta ciudad, y los turistas suelen ser muy conscientes de que se encuentren en la capital de la comida frita (deliciosa disponible a todas las horas) y de la comida de la calle, y bien informados sobre los 10 mejores alimentos de Palermo que tienen que probar para demostrar que realmente han estado aquí.

Por eso encontrarás en esta lista algunos datos curiosos, detalles y consejos que a los locales les encanta revelar durante sus rutas de comida callejera de Palermo con visitantes del extranjero, y que puedes contar a tus amigos cuando les muestres las fotos de tu viaje: ¡estamos seguros de que estarás comiendo en la mayoría de estas fotos!

Pero volvamos a nuestros top 10 de la comida en Palermo: aquí está mi lista, ¡espero que la disfrutes!

Arancina

La reina de nuestra comida callejera, se puede encontrar en la mayoría de los bares y restaurantes de la ciudad, pero pocos de ellos la cocinan como dictan las reglas de la Sagrada Abuela. La arancina, cuyo nombre se debe a su apariencia que recuerda a una naranja [arancia, en italiano] es uno de las muchas tradiciones árabes de nuestra cocina. Es una bola de arroz con infusión de sabor a azafrán, tradicionalmente rellena con una salsa ragú (tomate, carne picada, guisantes, cebolla) y queso sazonado, o con queso mozzarella, jamón y mantequilla, luego cubierta de miga de pan y frita. Si quieres probar una muy buena receta de arancina, prueba esta receta aquí. La temperatura del aceite y la calidad de los ingredientes es capital para tener una perfecta arancina. Hoy en día, la arancina se puede encontrar en versiones muy diferentes, vegana y vegetariana también, pero hay una cosa que nunca cambiará. Sólo en Palermo, la arancina es femenina; en el resto de Sicilia, se llama «arancino». ¡Una reina es una reina!

Panelle

Cuando los ves por primera vez, los panelle te pueden parecer queso frito. Su forma cuadrada y delgada te atrae como un imán cuando ves un montón de ellos listos para freír. Cuando te das cuenta de que están hechos de harina de garbanzos – otro regalo árabe para nuestra tierra – te preguntas cómo podemos comerlos en una especie de bollo con crocchè (puré de patatas fritas normalmente con sabor a menta). Pero una vez que pruebas esta bomba de carbohidratos, ya pensarás que irás al gimnasio cuando vuelvas a casa y te permites vivir este pecado de gula añadiendo un chorro de limón sin remordimientos. Aquí hay una muy buena receta para el panelle.

Sfincione

No es una pizza. Tampoco una focaccia. Es un plato único de Sicilia que sólo se puede encontrar aquí en Palermo, y consiste en un pan grueso y suave cubierto de salsa de tomate y cebolla, donde se encuentra una mezcla de ingredientes del mar (los mariscos) y de la tierra (las anchoas y trozos de caciocavallo – queso condimentado típico de la región – aderezado con orégano y cubierto de miga de pan crujiente, tostado y engrasado con EVO). Su nombre proviene del latín spongia (bizcocho) y se entenderá el por qué con un solo mordisco; su suave consistencia viene de la manteca añadida a la masa. En Nochevieja, la Sfincione juega el mismo papel en Palermo que el pavo para el Día de Gracias en America, en cada casa hay que comer algunas rebanadas, pero solo como aperitivo «ligero», ça va sans dire.

Pane con la milza

Sí, la traducción de Google no está mal. Es el pan con bazo. Entre los 10 principales alimentos callejeros que dominan nuestros mercados, si eres un valiente amante de la carne esa es tu parada. Aunque su descripción puede no ser tan atractiva (bazo y pulmones de vaca cocinados en manteca), este plato sigue siendo la alternativa más famosa a las hamburguesas de comida rápida para los muy locales. Sus orígenes están anclados a la gran comunidad judía que existía en Palermo, habitualmente empleada en la carnicería, para la que las sobras eran la principal fuente de alimentación. Puede ser schietta («soltera» en lengua siciliana, un bollo con la carne y un chorro de limón) o maritata (casada, con una rebanada de queso ricotta y caciovallo rallado encima).

Anelletti al forno

Llegamos al plato italiano más famoso, y para algunos, el plato más famoso en el mundo: la pasta. Otra unicidad que se encuentra en la ciudad son los Anelletti [anillos pequeños, literalmente], nada más que una pasta a forma de anillo que sólo se usa para hacer esta especialidad, que todas las abuelas dicen odiar por el largo proceso de elaboración, incluso la gente local se ofende cuando este tipo de pasta non está presente en el almuerzo típico de domingo. La receta original es cocinada con un buen ragú (que requiere aproximadamente 4 horas de cocción lenta y cuidadosa), queso caciocavallo, huevos duros, parmesano y miga de pan encima. Luego, se hornea en el horno para fundir el queso y asar la parte superior [al forno significa, de hecho, horneado]. En realidad es una especie de comida sobrante, donde puedes poner carne curada, berenjenas fritas, ricotta salata [queso ricotta salado y sazonado] o cualquier cosa que facilite a tu familia dormir con la barriga llena mientras te comes todo el postre en un silencio celestial y merecido.

Pasta con le sarde

Otro primer plato que representa un pilar de nuestra cocina, mezcla perfectamente la tierra y los mariscos en un encantador y sabroso equilibrio de dulce y salado. Esta pasta con sardinas, anchoas, cebolla, hinojo silvestre, azafrán, pasas y piñones – probablemente uno de los mejores top 10 de la comida de Palermo – debe ser servida dejando en la mesa un gran tazón de miga de pan tostado, para usarlo como si fuera parmesano.

¿Se han acabado las sardinas? El pueblo siciliano, rico en creatividad y maestro de la retórica, está aquí para ayudarte: dile a tus amigos que les has preparado pasta con le sarde, con le sarde a mare [pasta con sardinas nadando en el mar]: ¡puedes hacer la misma receta sin pescado, estarán las sardinas felices y los huéspedes también!

Sarde a beccafico

Las sardinas no nadarán por mucho tiempo si todo el mundo quiere probar este plato popular entre los ciudadanos de Palermo. Este plato puede ser tanto un aperitivo como un segundo plato, y consiste en rollos de sardinas horneados rellenos de miga de pan, ajo, perejil, pasas, piñones y, por supuesto, aceite de oliva extra virgen.

«Beccafico» era el nombre de un ave que las ricas familias sicilianas amaban cazar y comer al horno en la antigüedad. El codicioso pueblo siciliano, que no podía permitirse cazar o comprar esa carne tan cara, trató de reproducir ese manjar con sardinas y los pobres ingredientes disponibles. ¡Así que nació este plato umilde y gustoso!

Cannolo

Aquí viene el postre, seguro que está en el Salón de la Fama de las Especialidades Sicilianas: Su Majestad, el Cannolo. Un crujiente panecillo frito en forma de tubo relleno de queso ricotta dulce, chips de chocolate y decorado con cáscara de naranja confitada y pistachos picados. Las mujeres árabes y las monjas sicilianas parecen haber trabajado juntas combinando la sensualidad y la devoción para crear un milagro tan dulce [descubra su historia y sus secretos aquí]

Cassata

La torta de los pasteles aquí es la cassata, una especie de bizcocho relleno de queso ricotta dulce y trozos de chocolate, decorado con pasta de almendras, azúcar glaseado y frutas confitadas. La representación misma de nuestra historia multicultural, se puede encontrar tanto la versión fría como la horneada, una capa súper gruesa de ricota dulce y chips de chocolate encerrada en un pastel. ¿Pastel de manzana? Tal vez si estás a dieta.

Gelato y granito

Después de los aperitivos, la pasta, el pescado y el postre, a ver si tu barriga aún tiene sitio para un gustoso helado. En esta tierra el helado es un triunfo de las frutas, pero no sólo: puedes probar el turrón, el pistacho, la sopa inglesa [«English shoup» literalmente, un helado de crema de huevo con frutas confitadas], y también el sabor cannolo y la cassata [en serio, también tenemos la versión de helado]. Me doy cuenta de que es curioso, pero también comemos helado en un bollo, el brioche, y está delicioso. Si estás demasiado lleno, ¿por qué no eliges un granizado? Una especie de sorbete, jarabe helado a base de agua, generalmente con sabor a fruta. ¿Te ha entrado sueño después de comer demasiado? Prueba el granita al café, con una crema encima.

Si te ha gustado este ranking de las 10 mejores comidas de Palermo y te gustaría probarlas todas, mira nuestras rutas gastronómicas de Palermo aquí >>

SHARE
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
PAOLA

PAOLA

Paola es traductora, intérprete y guía de turismo gastronómico. Nacida y criada en Palermo, le gustan los buenos libros, el cine, la música y los viajes. Una de sus pasiones es la historia de la comida, cómo se desarrolla la cultura de la comida, la forma en que las personas son influenciadas por lo que comen a lo largo del tiempo, y cómo la comida se convierte en un espejo de un lugar y su población.

SHARE
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

SOBRE NOSOTROS

Hemos creado increíbles rutas gastronómicas y experiencias culinarias que le mostrarán cómo y qué es lo que la gente local disfruta comiendo. Platos típicos, servidos en diferentes restaurantes, le presentarán la cultura gastronómica local!

SÍGUENOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat