fbpx

Cosas que ver en Palermo: lo mejor de la perla árabe-normanda del Mediterráneo

Hace unos días, durante uno de mis tours gastronómicos por la ciudad, una encantadora pareja de Holanda me dijo: «Palermo es increíble, no esperábamos tanta belleza!» Seguro que esto despertó tanto orgullo en mí, pero me pregunté si quienes visitan la ciudad tienen suficiente conciencia de las muchas joyas escondidas de Palermo, bien conocida por su comida, el buen clima y la gente acogedora, que se encuentra en sus estrechas calles del Casco Antiguo, en sus plazas rodeadas de palmeras, en sus barrios populares que definitivamente merecerían más que una visita rápida.

Para ayudarte a caminar por una ciudad tan rica y abrumadora, ¡aquí te presento mi lista de lo mejor que puedes ver en Palermo!

 

Capilla Palatina

Si me dijeran «Tengo dos horas a pasar en Palermo, dime dónde ir», sería mi primer pensamiento. La Capilla, que forma parte del Palacio Real, fue construida durante el Reino Normando, y representa perfectamente la fructífera mezcla cultural que siempre ha hecho de Sicilia una tierra tan rica: artesanos de tres religiones diferentes trabajaron juntos para realizar su extraordinario techo de madera y sus mosaicos, como te puedes imaginar leyendo las inscripciones en griego, árabe y latín. Para mi es una parada obligada entre las cosas que hay que ver en Palermo.

 

La Piazza Bellini y sus tres iglesias

Sí, la religión en Sicilia es muy especial. Piazza Bellini, de hecho, es una plaza asombrosa donde puedes encontrar tres iglesias construidas en diferentes épocas y, sin embargo, igual de hermosas, tan hermosas que todas ellas merecen estar entre mis cosas favoritas a ver en Palermo. Santa Maria dell’Ammiraglio, más conocida como «Chiesa della Martorana», es famosa por sus increíbles mosaicos y por ser el lugar donde nació la «Frutta di Martorana», frutas de mazapán típicas de la ciudad. A su lado se encuentra inmediatamente San Cataldo, un notable ejemplo de la arquitectura árabe-normanda, con sus cúpulas rojas, uno de los símbolos de Palermo. Justo en el lado opuesto merece la pena ver la Iglesia de Santa Caterina, recién renovada, con su hermoso claustro y una panadería que reproduce las antiguas recetas de las monjas que vivían en el convento (y uno de los mejores cannoli que se pueden encontrar en Palermo, créeme). A la vuelta de la esquina, se encuentra la Piazza Pretoria, también conocida como «Piazza della Vergogna» (Plaza de la Vergüenza), debido al escándalo causado en la antigüedad por la estatua desnuda de su extraordinaria fuente. Como acabo de decir, ¡la religión es una cosa especial en Palermo!

 

Mercados de Palermo (Ballarò, Capo, Vucciria)

Comida, fragancias, tradición, arte callejera, música, historia, vida nocturna, todo en uno o mejor en tres. Tres son, de hecho, los mercados más grandes de la ciudad, y forman parte de las mejores cosas a ver en Palermo y, sobre todo, una de las mejores experiencias que puedes tener durante tu viaje a Sicilia. Entre las ruinas del bombardeo de la Segunda Guerra Mundial, la cultura subterránea de las nuevas generaciones y las frutas y verduras siempre frescas, junto con cualquier tipo de comida callejera que puedas encontrar en Palermo, te enamorarás de la ciudad paseando por toda su historia en pocas palabras.

 

Via Vittorio Emanuele y sus dos puertas: de Porta Nuova a Porta Felice

También conocida como «Il Cássaro», la calle más antigua de la ciudad merece estar en mi lista de cosas que hay que ver en Palermo por dos razones: es antigua – y no se puede faltar al respeto a una anciana “señora” que está allí desde la ocupación fenicia de la isla, entre los siglos VII y VI a.C. – , y cruza el centro de la ciudad llevándote a algunas de las mejores atracciones de la ciudad. Va desde «Porta Nuova» – que significa «Puerta Nueva» – hasta «Porta Felice» – que significa, literalmente, «Puerta Feliz»; se piensa que tal felicidad era dada por su cercanía al mar, pero en realidad se llama así por la esposa de un Vice-Rey español. Caminando por la calle, verá la Catedral, los Quattro Canti (que significa «cuatro esquinas») y la Piazza Marina, antigua sede de la Inquisición Española, ahora decorada por el hermoso Giardino Garibaldi (Jardín Garibaldi), donde todos los domingos por la mañana encontrará uno de los mayores mercadillos de la ciudad.

 

Oratorio de Santa Cita y Oratorio de San Lorenzo

Aquí vienen las cosas ocultas que hay que ver en Palermo: tesoros barrocos que con sus blancas obras maestras de estuco te dejarán boquiabierto. Ambos están en el corazón del casco antiguo, en barrios populares donde nunca esperará encontrar tan ricas y sorprendentes piezas de arte. Construidos entre 1500 y 1700, estos dos oratorios están bien descritos por esta citación: «Entré: Me sentí como si hubiera entrado en el Cielo».

 

Chiesa dello Spasimo

Esta iglesia desconsagrada, en medio de la zona de Kalsa (del árabe halisa, que significa «el elegido»), va directamente a lo mejor de Palermo por la magnífica y soberbia emoción que te da en cuanto levantas la vista. En efecto, el edificio nunca fue terminado, ya que los recursos destinados a su construcción se destinaron a realizar nuevas fortificaciones de la ciudad contra la amenaza turca, por lo que… no tiene techo. Las inmensas murallas que sólo se ven con el cielo azul de Palermo te llevarán a un mundo nuevo.

 

Catacumbas de los Capuchinos y el Castillo de la Zisa

Si te apetece salir un poco del centro de la ciudad, estas dos paradas, ambas en la misma zona, no te decepcionarán. Las Catacumbas Capuchinas proporcionan un asombroso registro histórico, con un macabro pero impresionante paseo por las mazmorras de Palermo. Entre los cuerpos más famosos, el de Rosalía, una niña que murió en 1920, que se conservó casi intacta y cuyos ojos parecen abrirse y cerrarse varias veces al día debido a una ilusión óptica producida por la luz. Escalofriante, pero realmente fascinante. Si no te gustan tanto los cadáveres, puedas dar  un paseo hasta llegar a otra de las cosas increíbles que hay que ver en Palermo: el Castillo de la Zisa, un castillo árabe en medio de una zona urbana, cuyo nombre proviene del árabe al-Aziz, «el más querido» o «el espléndido». Una leyenda popular dice que nadie puede contar cuántos demonios pintados hay en el techo del arco de entrada porque se mueven continuamente, y quienes que los miran fijamente durante demasiado tiempo pueden ver sus bocas en movimiento.

 

Y en caso de que te entre hambre durante tu visita turística… ¿qué tal si hacemos una ruta de comida juntos?

SHARE
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
PAOLA

PAOLA

Paola es traductora, intérprete y guía de turismo gastronómico. Nacida y criada en Palermo, le gustan los buenos libros, el cine, la música y los viajes. Una de sus pasiones es la historia de la comida, cómo se desarrolla la cultura de la comida, la forma en que las personas son influenciadas por lo que comen a lo largo del tiempo, y cómo la comida se convierte en un espejo de un lugar y su población.

SHARE
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

SOBRE NOSOTROS

Hemos creado increíbles rutas gastronómicas y experiencias culinarias que le mostrarán cómo y qué es lo que la gente local disfruta comiendo. Platos típicos, servidos en diferentes restaurantes, le presentarán la cultura gastronómica local!

SÍGUENOS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *